Templo de Edfu

Templo de Edfu

Dedicado al dios Horus, el templo de Edfu es uno de los más grandes de Egipto (el más grande después de Karnak) y uno de los mejor conservados del país.

Las paredes del templo cuentan con ricas inscripciones que proporcionan importante información sobre la época en la que fue construido, aportando detalles no solo sobre el templo, sino sobre la mitología, la religión y la forma de vida en el Antiguo Egipto.

Un superviviente

Tras prohibirse el culto no cristiano en el año 391, el Templo de Edfu fue atacado por los cristianos, que destrozaron gran parte de sus relieves para acabar con cualquier rastro de sus imágenes religiosas.

A pesar de esto, el templo se conservó prácticamente a la perfección gracias a que permaneció enterrado bajo más de 12 metros de arena del desierto durante años. Sobre él se construyeron algunas casas que lo protegieron hasta 1860, cuando comenzaron los trabajos arqueológicos para comenzar a desenterrar el templo.